Archivo de la categoría: Música

RITMOS DE FUEGO por una buena causa: BORRAR LA CEGUERA EVITABLE

Desde Centro Trinidad, y con intensas dosis de tenacidad e ilusión a un tiempo, estamos llevando a cabo la organización, operativa y comunicación de 2 eventos iniciativa de la Asociación Discapacidad Visual Cataluña b1+b2+b3 que tienen lugar en estos días en Barcelona: la “Bastonada 2012” (un paseo reivindicativo que reclama el derecho a la visión en el mundo y acabar con las causas de la ceguera evitable) y la cena benéfica: “LA NIT DE LA VISIÓ” (La noche de la visión) que persigue recaudar fondos para la investigación.

Ayer, sábado 20 de octubre a las 12.00 horas, fecha que la Asociación b1+b2+b3 había escogido para celebrar el DÍA INTERNACIONAL DE LA VISIÓN Y LA CEGUERA EVITABLE (jornada que tiene lugar en el mundo entero todos los años el segundo jueves del mes de octubre),  Katrina Rodríguez y yo teníamos que cumplir el encargo que la Asociación nos confió: conseguir que las voces de los millones de personas que sufren de ceguera evitable en el mundo (principalmente en el Tercer Mundo) ayer se escuchasen con fuerza en Barcelona.

Y lo logramos! Desde Centro Trinidad convertimos “La bastonada” por el derecho a la visión en el mundo en una fiesta musical!

Ayer las calles del centro de Barcelona se llenaron de alegría y de música por una buena causa: encontrar medidas preventivas que eliminen la ceguera evitable y ayuden a la rehabilitación básica del discapacitado visual.

TABALERS DEL POBLE SEC, el grupo de percusión que nació junto a la Colla de Diables del Poble Sec en 1985 dijo “Sí” a nuestra petición de participación voluntaria en el acto, y llenó las calles de Barcelona de la música y ritmos de fuego de su percusión. Ellos hicieron posible que los pasos de los socios y voluntarios de la Asociación Discapacidad Visual Cataluña ayer sonasen con más fuerza. Gracias, chicos!!!

Los chicos de “Tabalers del Poble Sec” en Portal del Ángel, minutos antes de empezar “La bastonada”. Ellos marcaron con sus baquetas y tambores el ritmo y los pasos de la Asociación b1+b2+b3, que ayer 20 de octubre reclamó en Barcelona, en conmemoración del Día Internacional de la Visión y la Ceguera Evitable, el derecho a la visión en el mundo.

“La bastonada” y los ritmos de Tabalers del Poble Sec en Las Ramblas, ante El Liceo.

“La bastonada” en Plaza St. Jaume.  La percusión de Tabalers del Poble Sec con Roger Tres, su director musical al frente, anunció con fuerza y rotundidad el comienzo de la lectura en braille del Manifiesto en conmemoración del Día Internacional de la Visión y la Ceguera Evitable.

Desde este trapecio quiero dar las gracias a todas las personas que ayer sumaron sus pasos a los de los socios y voluntarios de la Asociación b1+b2+b3 y a todos los medios de comunicación que se hicieron eco de la noticia y contribuyeron a hacer de “La bastonada” algo más que un paseo reivindicativo. La colaboración de todos ellos la convirtieron en una gran fiesta solidaria. ¡Incluso el tiempo quiso sumarse a la fiesta y la lluvia que amenazaba desde el día anterior con eclipsar el paseo decidió dar una tregua!

NOTA sobre las imágenes: El video es del periodista Guillem Carbonell y se puede ver junto a la noticia en su blog: www.guillemcarbonell.cat. Las fotografías llevan mi firma.


Cuentos con palabras reversibles?… Quizás no! Ah?

Hoy el trapecio reparte signos de exclamación!

¿Qué sucede cuando a una palabra se le da la vuelta?…

¿Qué sucede cuando en un cuento brota una canción?…

Mmm… (es la alegría que nos hace soñar).

Aahhh!!!! (esto es lo que ocurre cuando menos te lo esperas).

Ooohh!!! (Es el sonido de la sorpresa cuando nos asalta).

Estas respuestas solo las encontrarás en un Festival de Narración Oral: el FESTIVAL MUNT DE MOTS, el festival de narración oral de Barcelona, que se celebra del 20 a 27 de octubre.

Pero damas, caballeros!!! Aun hay más!!!!!

Rrrredoble de tambores!!!!!

OOOOHHhhhhh! WOooowwwww!!!!

El próximo día 23 de octubre Isabela Méndez narrará sus propios cuentos en el marco de este festival que acoge la Casa Amèrica Catalunya.

Cuentos en prosa y verso, breves y no tanto, que hablan o cantan sobre amor, la rabia, la creación, alguna princesa y las vueltas que una palabra puede dar.

Cuentos en los que brota el humor y quizás también alguna que otra lágrima.

Son cuentos de la pluma de Isabela Méndez y que traen el eco de la tradición oral de su país natal: Venezuela.

Continuará…


THERE’S NOTHING QUITE LIKE A REAL BOOK

Un vídeo que celebra la alegría táctil de pasar las hojas y la existencia de las librerías independientes.

Un fantástico trabajo de stop-motion de Sean Ohlenkamp sobre los “libros reales”, los de papel, los que no se quedan sin batería. Un stop motion simplemente genial, hecho fotograma a fotograma, igual que se lee un libro físico: página  a página.

Por cierto, la música es sensacional!


Historias a ras del cielo

Històries a cel ras

Por las noches, al lado de una hoguera, bajo un árbol, junto a una chimenea, en la cama antes de dormir. En todos esos sitios se cuentan cuentos. Y hay personas a quienes no les gusta leerlos, sin embargo a todo el mundo le gusta escucharlos.

Yo este verano los he escuchado por las noches, junto al Mediterráneo, bajo la luz de la luna y de alguna estrella tímida que se dejaba ver.

Asistí a un par de sesiones del ciclo de relatos para adultos que bajo el título “Històries a cel ras” el Museo de Historia de Cataluña ha tenido este verano el acierto de programar.

Allí, a lo largo del verano, cada miércoles, un amplio repertorio de cuentos se fueron dando cita junto al Mediterráneo, en la fabulosa terraza del Museo. Sin duda alguna ¡un enclave de cuento! A todos los relatos que allí se escucharon les unía el mismo objetivo: acercar la magia de la narración oral al público.

Para quienes no los hayan descubierto aun, desde aquí les digo que los cuentos narrados en voz alta son un formato exquisito. Los relatos narrados en voz alta se convierten en un género muy cercano al teatro, en el que el narrador convertido en algo así como un ejecutante virtuoso del lenguaje da vida a las palabras, infunde ritmo, sonidos y música a las imágenes que va creando conforme avanza la historia, sin dejar por un momento de interactuar con el público. Como un gimnasta que ejecuta su ejercicio ante un jurado, el narrador sabe que con las piruetas de sus gestos y de su voz tiene un público al que sorprender y, en el mejor de los casos, cautivar y enamorar. Un ejercicio de alto riesgo!

El narrador ALBERT ESTENGRE durante su actuación programada el 18 de julio de 2012, titulada: “El sexe no beneït”, en la que narró historias del «sexo no bendecido» y que eran cuentos sobre sacerdotes y otras anécdotas, rescatados de la tradición oral catalana, que explicaban como se las apañaban algunos para practicar «aquello» que habían jurado que nunca iban a probar.

La narradora MÒNICA TORRA en un momento de su actuación el 29 de agosto, que llevó el título: “D’aquells boleros, aquells contes”. Un espectáculo en el que estuvo acompañada de la música en directo de un piano y en el que narró cuentos que hablaban de las historias que se esconden detrás de algunos de los boleros más famosos:  historias de amores extraños, de amores imposibles, de pasiones desenfrenadas… todas aliñadas con un particular toque de humor y de ternura.

El narrador, a través de sus historias, nos hacer sentir y construir el mundo. ¡Cómo si no empezamos a responder las grandes preguntas! ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos?… Desde el origen de los mitos a nuestros días, las historias y los cuentos nos ubican en el territorio y construyen nuestra identidad. También hoy lo hacen, en plena revolución tecnológica y digital.

El ciclo de cuentos para adultos bajo la luz de la luna llegó a su fin el 5 de septiembre y lo hizo con éxito de convocatoria y de organización. Trivium Gestió Cultural estaba detrás coordinando el evento: de la dirección de su batuta (o quizás esta vez era una barita mágica…) se logró una calidad excelente además de conseguir algo poco usual para los tiempos que corren para la cultura: colgar el “no hay entradas” en todas las sesiones, ¡lleno total! Una buenísima noticia para todos: para los organizadores y sobre todo para la sociedad.

¿Para cuándo un ciclo de cuentos en invierno?… ¡Nos hemos quedado con ganas de escuchar más!

NOTA: Las fotografías han sido cedidas por Trivium Gestió Cultural.


Una Cenicienta funk

Hay relatos que son concebidos para romper paradigmas, para pellizcar al lector y sacar a la luz tramas ocultas. Relatos en los que palpita un ritmo interno en sintonía con el universo.

Así es el cuento que aquí se presenta: sustentado en la música, la cadencia y el sentimiento, y en el que danza una princesa con todo su atrevimiento.

Una versión que apela a lo auténtico, a lo terrenal, a ser honesto, a bailar y vivir, protagonizada por una princesa que lleva puro groove en el cuerpo: conectada con el presente, genuina y que hipnotiza con su naturalidad y sensualidad al príncipe y a todos cuando la ven.

Una princesa que siente la música con todo su ser.

LA HISTORIA de LA CENICIENTA,  según el hada nos cuenta

Por Isabela Méndez


Título del dibujo: Mirando al príncipe
Pincelada de Isabela Méndez (Técnica mixta) ©

Acudió en su calabaza
al baile La Cenicienta,
y al rato estaba danzando,
con salero y con pimienta.

Su gracia era deslumbrante,
su ritmo, salvaje, ardiente,
y así se hizo codiciada
por todos los asistentes.

Casi cayó fulminado,
al ver aquello, su alteza,
y le propuso a la chica
bailar la siguiente pieza.

Meneaba ella las caderas,
con garbo y fogoso afán,
mientras contemplaba absorto
el nobiliario galán.

En medio de las miradas,
casi todas muy perplejas,
el príncipe se acercó
a susurrarle en la oreja.

Deseaba confesar
desde su gran corazón,
un secreto, a la muchacha
que utilizaba tacón.

Esto dijo musitando:
me gustas dama exquisita
tienes ojos como cielos
y una rosa en tu boquita,

en caso de yo agradarte,
dame una buena señal,
como dejar en palacio,
un zapato de cristal.

Si yo te encuentro después
de mi amor serás la dueña
y podrás usar chancletas,
bailarinas o espardeñas,

porque soy de los que creen
que hemos de cuidar los pies,
y veo que muchas damas
les hacen pasar estrés.

Según fuentes de fiar,
pues nos lo ha contado un hada,
La Cenicienta escuchó y
se dejó de pendejadas.

Esa noche, hecha la loca,
abandonó su zapato,
y marchó hacia su morada,
confiando en el dulce trato.

Dicen que el príncipe fue
con zapato y sin lacayo,
probando de casa en casa,
descubriendo más de un callo,

hasta que al fin encontró
a la ansiada señorita,
que estaba usando alpargatas
con las que lucía bonita.

Y colorín colorada
se puso la damisela,
cuando el príncipe galante
le dio un beso de novela.

Y tras el beso, su alteza,
se puso color carmín
pues ella le saltó encima
para iniciar el festín.

Nota informativa:

Dicen que el carruaje de La Cenicienta era una lindísima calabaza: rápida, ecológica y descapotable, todo un super coche, tipo monoplaza.

CONTINUARÁ…

 


Para las palabras y la música no hay fronteras

Leer este escrito es una delicia. Es una invitación a ponernos en la piel del que acaba de llegar a un nuevo territorio, a descubrir que un mismo idioma puede tener diferentes alfabetos y que si estamos atentos podremos incluso escuchar en las pisadas del recién llegado el rastro de la percusión de su tierra. Entonces asistimos al descubrimiento de que para las palabras y la música no hay fronteras, y de que, a veces, solo las trazamos en nuestras mentes.

Con el permiso de Isabela Méndez,  quisiera dedicar este escrito de su puño y letra a todas aquellas personas, valientes y decididas que, como la propia Isabela, un día decidieron dejar su tierra y dar el paso para ir en busca de un sueño. A todos los que en algún momento de sus vidas lo hicieron y a los que aun están por hacerlo.

Feliz caminar de percusión!

A UNA RECIÉN INMIGRANTE

Por Isabela Méndez

(Barcelona, 2007)

“Barcelona”
Dibujo de Isabela Méndez

Creo que los dos primeros años de la llegada de uno a otra tierra en calidad de inmigrante, suelen ser los más complejos. Hay tanto universo personal que poner en orden, dentro de un nuevo mapa… Los pasos de uno se oyen de otra manera al atravesar la calle. Los semáforos si bien tienen los mismos colores a veces resultan incomprensibles, porque poco tiene que ver lo que nos pasa por dentro con lo que marcan las señales de afuera. Las palabras dichas con otro acento suenan a un idioma distinto y muchas veces distante. Como si sujeto a las mismas letras hubiera otro alfabeto. Y entonces se nos llenan los oídos y los ojos de MIMOS, que brincan de una palabra a otra tratando de hacer que entendamos lo que nos dicen, en un agotador despliegue de gestos.

Es duro… porque hay que trabajar el triple que en la tierra de uno: hay que llevar a cabo el trabajo cotidiano que nos da manutención, hay que bregar con el hecho de asimilar todo lo nuevo, y por si fuera poco con lo anterior, de golpe y porrazo tenemos que hacernos duchos en una faena que no conocíamos en nuestra geografía, y que consiste en probarle a los demás que el currículum que uno trae es auténtico, que uno sembró y cosechó mucho, y que uno es de fiar.

La buena noticia es que luego de un tiempo agradeces haber dado el salto  e ido en pos de tu necesidad de crecer. Tus pisadas en la calle comienzan a sonar a percusión y siembras un poco de CARIBE en las aceras correctas y sin baches de esta gente. El acento del idioma se hace tu amigo y los acróbatas y mimos te hacen caricias, porque ya no se agotan tratando de hacerte entender lo que se dice y siente…

La gente comienza a confiar en ti, en la medida en la que tu conducta corrobora lo que está escrito en tu currículum.

Y una tarde te encuentras llorando de alegría porque te comes una arepita en Barcelona-Cataluña, porque eres de otro continente pero también de este, porque en tus facciones está aquello y esto, y en tu apellido y en tu lengua.


Mujer de colores claros, de piel suave y temple de acero

Eugenia De la Rosa Cortés, mi abuela a los 16 años (hacia 1922)
Fotografía: M. Bocconi (Mérida)

De mi abuela guardo mucho más que recuerdos, guardo sabias palabras que a veces utilizo a modo de sortilegio para alejar los malos vientos.

“Hay que bailar la música que suena”, solía decir ella al referirse a los vaivenes de la vida.

No hay día que no la recuerde. Siempre vestida de colores claros y con sus blusas de lunares. Vistió de luto tantos años a lo largo de su vida, y por diferentes circunstancias, que de anciana jamás consintió vestir de oscuro. Nunca la vi de negro, ni de marrón, ni de gris, y lo más sombrío que recuerdo en su armario es una vibrante blusa azul marino salpicada de potentes lunares blancos.

Yo sabía que tenía una abuela especial, pues no sólo ahuyentaba la oscuridad con la luz de su vestuario, además hablaba con acertijos. Y es que sus refranes eran para mí lo más parecido a una adivinanza. En cada dicho se encerraba una pequeña moraleja, una enseñanza, un pequeñísimo cuento, y eso me divertía. Yo no conocía a nadie que hablara como ella. A veces me pregunto si no habría en ese modo de hablar suyo algo curativo, pues hablar con imágenes y metáforas sin duda ayuda a ver las cosas desde otro ángulo, con perspectiva.

A mi abuela le gustaba la música y el baile flamenco. Supongo que por eso el primer regalo que me compró fue una guitarra, una pequeña guitarra que entonces abultaba más que yo y que aun hoy conservo.

Y a la música y al baile van unidos algunos de los recuerdos que de ella guardo con especial cariño. Como por ejemplo cuando veíamos juntas la televisión y ella desde el sillón aplaudía casi saltando a alguna artista diciendo: “Qué orgullosa tiene que estar esa madre de haber parido esa hija”. A mi me asombraba la pasión con que gritaba esas palabras a alguien a quien no conocíamos ni nunca antes habíamos visto bailar. Y es que, ¡ahora me doy cuenta!, mi abuela a lo que gritaba y aplaudía de ese modo tan rotundo era al Arte.

No hay día que no la recuerde, y hoy, que hace 25 años que se fue y que este blog cumple 3 meses de vida, su memoria es aun más viva. Pienso muchas veces que mujeres como mi abuela y las mujeres de su tiempo ya no nacen, no al menos en esta parte del planeta. Mujeres a las que la vida se lo puso bien difícil desde niñas, que vivieron las tragedias y miserias de una guerra, y que como mi abuela hicieron bandera de su condición de mujer en la durísima España de los años 30. Heroínas que supieron llegar al final de sus días con la luz y la sonrisa en el rostro a pesar de la dura travesía, son sin duda el ejemplo a seguir.

Mujer de colores claros, de piel suave y temple de acero. Una mujer así era mi abuela, una belleza y un motor de inspiración. A ella va dedicado también este blog.


Burbujas de pasión

Contra el calor, nada mejor que una chispeante historia y una burbujeante canción.

Cuando creé este trapecio lo hice para poner en movimiento ideas y proyectos unidos por un vínculo común: transmitir emoción.

Por ello, hoy este trapecio os invita a dar un SALTO CON PIRUETA: no dejéis de visitar el blog de Isabela Méndez, allí en un cuento y una canción han estallado burbujas de pasión!

Enlace al cuento y al audio de la canción: “La pecera”

Título del cuento: La pecera ©
Título de la canción: Cancioncilla burbujeante ©
El dibujo es un extracto de la ilustración de Isabela Méndez para el cuento inédito: “El pez que tenía frío”, de Irina Mishina.
@mendezisabela


Festival Tiflollibre 2012. Tercera parte

LA BRÚJULA DE LA PALABRA

Dedicado a los socios de la Asociación Discapacidad Visual Cataluña B1+B2+B3 que el 27 de junio de 2012 se convirtieron en lectores de excepción: a Jaume Respall, Paquita García, Pere Valera e Isabela Méndez.

Mi tercer y último post dedicado al Festival Tiflollibre 2012 es ante todo una reflexión acerca de la lectura en voz alta.

Pocas veces asistimos a escuchar lecturas en voz alta y mucho menos lecturas de personas con discapacidad visual. Por ello, ya solamente por ese hecho, este Festival era motivo de fiesta y de celebración. “La joya de la palabra” era el título del festival este año, y en verdad el acto hizo honor a su nombre.

Jaume Respall fue el primer socio de la ADVC en subir al escenario. Seguro y firme se pertrechó tras el atril, y desde allí y de memoria prestó su voz al Andreu de “L’hostal de la Glòria” de Josep M. de Sagarra. De repente estábamos todos inmersos en la pelea interna de amor y celos de un hombre. Por unos minutos las palabras rotundas, feroces, de animal herido y abatido de un Jaume convertido en Andreu lo inundaron todo. No hacía falta escenografía, telón ni vestuario, únicamente armado con la emoción de las palabras Jaume nos sumergió en el teatro. Una pirueta de alto vuelo fue su intervención.

Jaume Respall, socio de la ADVC en un momento de la lectura de “L’hostal de la Glòria” de Josep M. de Sagarra.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

La siguiente en hacer volar su voz fue Paquita García, la vicepresidenta de la ADCV y lectora ferviente de poesía. Ella escogió a Miquel Martí i Pol, uno de los más grandes. Su “Dona’m la mà” y “Com un ocell a les mans” fueron recibidos con aplausos y alegría. Nuevamente la palabra del poeta  en la voz de Paquita trascendía la realidad y reflejaba las emociones más humanas.

Paquita García, vicepresidenta de la ADVC
en un momento de la lectura de dos poemas de Miquel Martí i Pol.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Los versos de otro gran poeta universal también estuvieron presentes, los del poema “Los Justos” de Jorge Luis Borges. Pere Valera les prestó su voz, no sin antes hacer un alegato desde el escenario a favor de la lengua y la lectura.  Y es que en el Festival también hubo lugar para la reivindicación.

Pere Valera, socio de la ADVC en un momento de su lectura en braille del poema “Los justos” de Jorge Luis Borges.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

La última de las voces de la ADVC en subir al escenario fue la de la actriz, escritora y cantante Isabela Méndez.

Porque trabajo con ella en el desarrollo de proyectos que tienen que ver con el arte y la lectura y porque con ella comparto grandes conversaciones, este post inevitablemente va a tener el cierre de sus palabras.

Miles de veces he hablado con Isabela Méndez acerca de la lectura, de la música y del ritmo del lenguaje, de la melodía interna de las palabras y de algo que para ella es de vital importancia: el silencio. Y es que Isabela es escritora, pero ante todo es actriz, y eso la hace una malabarista de las palabras. Ese día Isabela leyó un texto propio, pero hizo algo mucho más emotivo: compartió con el público asistente su discapacidad visual. A través de “La brújula dispersa” que refleja la realidad y el sentir de una actriz de baja visión al acudir a un cásting, Isabela fue confesando y desnudando sus emociones. Un manto de respeto y silencio cubrió el auditorio. La emotividad de su texto, basado en sus propias experiencias, hizo que la respiración del público y la suya fuesen una sola.

Isabela Méndez, actriz y escritora y además socia de la ADVC. Durante su lectura de “La brújula dispersa“.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

“Quizás en eso consiste la magia de la lectura en voz alta -pensé mientras la escuchaba- en conseguir que la respiración de quien escucha se acompase a la de quien lee y se funda en una sola. ¿Quizás por eso el poeta y el músico viven en universos paralelos?…”.

“La brújula dispersa” es el título del relato de Isabela, salido de su tintero, que ella regaló ese día, pero quizás no fue consciente de que nos regaló mucho más. Nos brindó la ocasión única de sentir qué son las palabras para alguien de baja visión, de conocer que las palabras son brújulas y que con ellas podemos no sólo nombrar el mundo sino crearlo.

En estos días le pedí a Isabela que me escribiese algo acerca de lo que significa la lectura en voz alta para una persona con baja visión. Y ella, valiente y decidida como siempre, aceptó el reto.

Aquí están parte de esas palabras* de Isabela:

“La palabra tiene la capacidad de mantener el orden del mundo, pero también de romper lo establecido, de vertebrar las letras de nuevas maneras y por tanto nuestro pensamiento.

Dentro de los diversos lenguajes, la palabra hablada y escrita lleva gran parte del peso de la comunicación en la sociedad. ¿Pero qué pasa cuando la persona que necesita recibir la información de la palabra escrita es ciega, o tiene alguna limitación visual significativa?, sucede que se produce un cortocircuito porque nos resulta imposible acceder a esa información. En tales circunstancias la palabra hablada, cobra aún más importancia, tanto en los asuntos cotidianos, como en lo relativo al recreo.

La voz ejerce protagonismo, pues funge de lazarillo, revela, advierte, alegra, seduce, conmueve, apasiona. De eso saben los voluntarios, familiares y amigos que acompañan a personas invidentes o con baja visión.

No podía dejar de mencionar todo lo anterior. Creo que es importante hacer difusión de estos asuntos, para que quienes no están en contacto con esta problemática, tengan la oportunidad de conocer el tema.

Ahora entro de lleno en lo relativo a la lectura en voz alta, que es quizás, mi viaje favorito. Pasan muchas cosas cuando alguien me lee en voz alta, como que encuentro praderas, tinteros aéreos, caricias acústicas, playas, un muelle repleto de barcos y cada barco con su recorrido, una lumbre, rayos buscando partir las cosas, matices, e incluso silencios gloriosos. Sin duda una lectura en voz alta es uno de los mejores regalos que alguien puede hacerme”.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, yo empiezo a dudarlo. ¿No será en todo caso que no nos tomamos el tiempo ni el espacio para hallar esa palabra justa que necesitamos?… Dejo la reflexión en el aire.

Hoy os hago un regalo, un poema de Isabela sobre la ceguera. Que lo disfrutéis y lo reflexionéis!

* Estas palabras de Isabela tendrán continuidad en un proyecto de ensayo acerca de la brújula de lectura en voz alta en el que ambas trabajamos conjuntamente.

ESTOS PLANETAS

Título del poema: Estos planetas
Título del dibujo: Esta galaxia
(Tinta sobre papel)
Dibujo y poema de Isabela Méndez

Me duelen
estos pequeños planetas
que buscan posarse sobre las cosas.
Los ojos, míos, en sus cunas de carne,
mis ojos.

Y cada mirada que lanzan
es una mariposa a la que pesan las alas
y llega a su destino cansada
o a veces se extravía en el camino.

Hoy vino una amiga a casa,
se sentó a menos de dos metros de distancia
y supe que lloraba por su voz quebrada.

Su rostro era para mí
un bosque de especies tan lejanas
que ni mis mariposas en tropel,
pudieron descifrarlas.


Festival Tiflollibre 2012. Segunda parte

DE VERSOS Y REGALOS DE POESÍA INÉDITA QUE LATEN AL SER LEÍDOS EN VOZ ALTA

Dedicado a los lectores de excepción de TIFLOLLIBRE 2012: Carles Duarte, Jordi Cervera, Àlex Susanna, Vicenç Villatoro, Núria Albertí y Jaume Clèries.

A la lectura de Josep Maria Pou, “Hijos de la época” de Wislawa Szymborska, que fue la primera en escucharse ese día, el evento sumó otras voces y versos que además de latir en la tinta del papel y en la voz de sus autores lo hicieron en el pulso de todos los asistentes.

Creo que no fui del todo consciente hasta que empecé a escuchar las lecturas que se fueron sucediendo en las voces de aquellos poetas y escritores, de todo el talento y arte que allí se había reunido para la ocasión. Cuando la pincelada de los versos de Carles Duarte comenzó a pintar el auditorio de melodías, silencios, pausas e imágenes cargadas de sensualidad, supe que aquello iba a ser un recital para los sentidos. Carles Duarte, poeta, lingüista y presidente del CoNCA, abrió el primero de los regalos de poesía inédita de la tarde: nos obsequió con dos intensos poemas breves propios e inéditos: “Frontera” y “El cant”. Las lecturas del Sr. Duarte fueron un lujo!

Carles Duarte (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Intento encontrar la imagen con la que podría resumir aquí la sensación de escuchar la poesía en la voz de sus autores, en directo, en el marco justamente de un festival dedicado a celebrar la palabra en voz alta y además promovido por la Asociación de Discapacidad Visual Cataluña, y no logro dar con la frase o palabras perfectas que lo resuman todo.

Hace tiempo que trabajo sobre la hipótesis de que la melodía de las palabras dichas en alto, los silencios y pausas al leer en voz alta producen en las personas un efecto similar al que provoca la música: nos amansan, nos seducen, nos impulsan a aplaudir, nos envuelven en la melancolía o nos inquietan o enloquecen.

Esa tarde pude constatar una vez más que existe un latir en todas las palabras y que se hace más presente al ser leídas en voz alta. Pero si a esto se añade que las voces serían las de sus propios autores, el pulso iba a ser aun más vivo, pues ese latir iba a compasarse con el del público allí presente.

A lo largo de la tarde todos los congregados descubriríamos melodías, metáforas e imágenes y quizás, en una de ésas, alguna de ellas se colase en nuestros bolsillos.

La poesía inédita siguió inundando el Auditorio del CaixaFòrum. Jordi Cervera quiso compartir un largo y bello poema: “La fe, la pàtria i, qui sap, potser l’amor…”. Jordi apoyó desde el minuto cero este festival. Además de cómo lector de excepción, lo hizo como poeta, escritor y periodista. Él fue mi puente para hacer circular la noticia en Catalunya Ràdio, y en su blog quiso además dedicar  un artículo al Festival. Su colaboración fue un regalo!

Jordi Cervera (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Pero aun quedaban más regalos por abrir. De la voz de Àlex Susanna, poeta y director adjunto del Institut Ramon Llull, el público recibió versos que repartían instantes fugaces de la vida cotidiana, imágenes y recuerdos que se fueron para no volver pero que gracias al arte poético permanecen inalterables y llenos de luz y aroma. Desde aquí quiero agradecer al Sr. Susanna su gesto al venir a leer en voz alta, pues pocas personas conocen que esa misma tarde, justo unas horas antes, aterrizaba en Barcelona procedente de París. Ni por un momento esa circunstancia hizo inviable que esa tarde pudiésemos disfrutar de “Diumenge a la tarda” y “Familia nombrosa” leídos de su propia voz. Y es que, constato una vez más, el poeta, al igual que el músico, necesita sentir latir la melodía y el ritmo de sus composiciones, saben que tener la ocasión de leerlas en voz alta es un momento único, pues es en esas ocasiones cuando sus obras vibran en el pulso del público.

Àlex Susanna (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Cuando empecé a contactar con poetas, escritores, actores, músicos… con la firme intención de involucrarlos y conseguir su participación en este Festival, tuve una cómplice: Montserrat Tolosa, directora de TRIVIUM GESTIÓ CULTURAL. Montserrat hizo correr la noticia del Festival en su web, en sus newsletters, a través de mailings incluso! Se convirtió en mi mano amiga, la que me ayudó a abrir algunas puertas. Gracias a una gestión suya pude conseguir hablar con uno de los más grandes y respetados: Joan Margarit. Quiero agradecer desde estas líneas al Sr. Margarit su apoyo y su mensaje de prosperidad para el Festival. De haberse celebrado el acto en otra fecha su voz probablemente se hubiese escuchado también ese día. Por eso me hizo muy feliz saber que uno de los lectores invitados, Jaume Clèries, el director de un programa sobre lectura actualmente en antena en el canal 33: “VIA LLIBRE”, escogería finalmente los versos de Joan Margarit. ¡Qué mejor regalo que ese día el periodismo cultural en la voz de Jaume Clèries impulsase la lectura y la poesía en voz alta a través de los versos de uno de los más grandes! “El que t’endús” fue el poema de Joan Margarit escogido por Jaume.

Jaume Clèries (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Pero no hubo solo palabras al vuelo, las risas y el juego llegaron también al Festival. Lo hicieron gracias a Núria Albertí, la escritora y poeta infantil que supo hacer de la poesía un juego de niños y que todos los presentes, adultos en su mayoría, participasen en el divertimento que ella creó. Con la ayuda de dos de sus poemas: “El pou” y “Gri Grill” Núria sacó al niño que todos llevamos dentro, creando un momento lúdico y festivo.

Núria Albertí (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Y finalmente llegó el broche de oro. Lo puso el escritor y director del Institut Ramon Llull, el periodista Vicenç Villatoro. El Sr. Villatoro se sumó a seguir repartiendo regalos de poesía inédita. Nos obsequió nada más y nada menos que con “Dues blasfèmies”. Su lectura y su voz, una sorpresa final para el público, cerraban con la contundencia de sus versos inéditos un Festival que había hecho honor a su nombre: “La joya de la palabra”.

Vicenç Villatoro (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografia: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Pero este Festival tuvo otros lectores de excepción, voces anónimas en su mayoría, y todas ellas compartiendo una cualidad: leer de otro modo, sentir y hacer latir el lenguaje de modo distinto. Ellos fueron realmente los verdaderos protagonistas del Festival, personas para quienes la lectura en voz alta es uno de los regalos más bellos.

Quiero cerrar este artículo con un twitt ilustrado de Isabela Méndez, escritora a quien represento y con quien trabajo desarrollando proyectos. Isabela fue además una de esas voces protagonistas del Festival. Para ella y para el resto de voces principales del Festival irá dedicado mi tercer y último post sobre el Tiflollibre 2012.  Continuará…

Latir sobre el pliego
Twitt ilustrado de Isabela Méndez