Archivo de la etiqueta: belleza

Historia de un proyecto nacido de un tintero y de un trapecio de tinta

En Barcelona, hará ahora algo más de un año…

Hubo una vez un tintero de cuyo vientre salía una tinta con la que se hilaban vocablos y versos que en ocasiones se transformaban en hermosos cantos. Esa tinta era líquida y convivía con la digital.

Sucedió que un día se cruzó en su camino un trapecio, para asombro del tintero, hecho de tinta.

Con sorpresa y alegría ambos vieron que compartían la misma materia e idéntico propósito: que las palabras e imágenes hechas de tinta volasen para esparcir la poesía y el pensamiento por doquier y que, tal vez, quedasen impregnados bajo la piel.

Y sin más, decidieron ponerse manos a la obra y ensayar giros y piruetas para sorprender y estimular al personal.

Hoy ese propósito inicial del tintero y el trapecio de tinta empieza a ser realidad: la tinta, desde hoy, es ¡manjar digital!

APERITIVOS_DE_TINTA_PORTADA

 

APERITIVOS DE TINTA es la primera recopilación de textos y dibujos de Isabela Méndez, editados por TRAPEZIdeTANA. Y como toda gran celebración y acto inaugural que se precie, aquí está el brindis: unas palabras de su autora, Isabela Méndez:

Todos alguna vez hemos mojado el dedo en tinta para dejar nuestra huella, hemos sentido el placer de ser únicos al ver ese pequeño mapa que dibuja nuestro dedo en la hoja.  

Ahora mi vestigio de tinta encontrará otros significados en vuestras miradas, y vosotros sumaréis vuestra manera de sentir, componiendo paisajes irrepetibles y personales, creando nuevas huellas. 

Este es el primer paso de un viaje que junto a mi editora Cayetana Sanz, que ha aportado su buen hacer y cariño, y a vuestra compañía, esperamos sea largo e intenso. 

En este libro hemos recopilado textos breves y dibujos, y utilizamos como puente las redes y el mundo digital. ¡Que viva la tinta líquida y la virtual! 

Ayúdanos a que las ganas de degustar la tinta se contagien y mucha más gente desee probar estos aperitivos.

Esperamos vuestras impresiones y comentarios.

¡Gracias por compartir!


Malabares de poesía y reflexión (7): De tinta y piel

Cuando leí por vez primera este pequeño cuento de Isabela Méndez, supe que era un polvorín.

¿Es posible apresar lo que sentimos por el ser amado? ¿O esa emoción siempre acaba por estallar y tatuarse en la piel igual que se lleva tatuada y late en el corazón?

Cuando simbolizamos el amor lo hacemos dibujando un corazón, porque es lo que nos hace latir, digo yo. Sin embargo, pienso que el verdadero lugar del amor está en la piel, el manto que nos envuelve y nos contiene. La piel no late, pero grita en silencio.

Os invito a degustar este delicioso cuento de Isabela Méndez incluido en el libro Aperitivos de tinta, cuya edición digital estará disponible en breve para poder ser descargada, y a reflexionar sobre lo que significa vivir, pensar y amar con el filósofo Amador Martos.

¡Que os salpique la tinta!

 

EL CUENTO, por Isabela Méndez

“LETRA MORENA”

letra morena_isabelamendez_blog


Título del cuento y de la ilustración: Letra Morena
Tinta sobre papel
Pincelada: Isabela Méndez

 

LA REFLEXIÓN, por Amador Martos

“VIVIR, PENSAR, AMAR”

Hay tres mundos de los cuales participamos cada uno de nosotros: el mundo de los sentidos, el mundo intelectual y el mundo de las emociones. Como bien dijo el filósofo francés Descartes: “La razón o el juicio es la única cosa que nos hace hombres y nos distingue de los animales”; un mundo intelectual que nos permite también expresar nuestros afectos. Somos la única especie sobre el planeta con capacidad para crear productos culturales. Somos los únicos en poder expresar nuestros sentimientos con palabras, habladas y escritas. Pero somos los únicos también con capacidad para reprimir sentimientos desde una postura racional. En suma, somos seres con libre albedrío para vivir, pensar y amar.

En el mundo de los sentidos, se puede vivir con más o menos dinero, con más o menos comodidades, pero no se puede vivir sin amor. Como maravillosamente lo expresara el editor americano del The Saturday Evening Post, Lorimer: “Es bonito tener dinero y cosas que puede comprar el dinero, pero también es bonito tener las cosas que el dinero no puede comprar”.

Así mismo, en el mundo intelectual, se puede vivir con más o menos razón, pero desde el más ignorante al más sabio, ambos necesitan vivir con afectos y sentimientos. El mundo de los sentidos y el mundo intelectual adquieren su máxima significación cuando entregamos todo nuestro ser, en acto y en pensamiento, a las personas amadas. El filósofo estadounidense Emerson lo expresó certeramente: “Los hombres grandes son aquellos que sienten que lo espiritual es más poderoso que cualquier fuerza material y que son las ideas las que rigen el mundo”.

Se puede vivir y pensar sin amar, pero sería una vida sin razón alguna por la cual vivir. Sí, somos libres para vivir, pensar y amar. Pero no olvidemos vivir por alguien, pensar en ese alguien y, más importante, declararle nuestro amor.

 

NOTA de AGRADECIMIENTO:

Un saludo muy especial para el ilustrador Juan Luis López Anaya (Juanlu), que se enamoró del dibujo de Isabela Méndez que acompaña este cuento y quiso versionarlo para rendirle un homenaje.  Os invito a que visitéis su blog: Ilustraciones para un loco.

Esta fue su versión, ¡su reina!

Letra Morena_en la versión de Juan Luis López Anaya


Dibujo de Juan Luis López Anaya (Juanlu)
Versión del dibujo “Letra Morena” de Isabela Méndez

 

 


El teatro, un cuerpo de madera con párpados de tela. El teatro de Isabela Méndez

El pasado 14 de enero, la actriz, escritora y cantante Isabela Méndez dedicaba en sus redes personales un sentido homenaje a su amor más antiguo, el teatro.

Sus versos sonaban así:

 “A mi más antiguo amor, 

a su cuerpo de madera, 

a sus párpados de tela, 

al dulce vértigo que me produce. 

Al teatro. “

Ese día Isabela Méndez cumplía 25 años de carrera en los escenarios.

Hoy, desde este trapecio de tinta, yo, su colaboradora y amiga, me sumo a sus palabras. Nada me hará más feliz que ver como su talento y su arte que respira en sus textos, sus dibujos, su música y que se desborda en los escenarios sigue creciendo año tras año.

¡Felicidades, ARTISTA! ¡Es un gusto compartir contigo anhelos, proyectos y trabajo!


Prosa diminuta, cuentos breves y pinceladas de Isabela Méndez

aperitivos de tinta_portada

Open book

Un 9 de mayo de 2012 este blog cogió impulso y alzó el vuelo por vez primera. Hoy, casi 7 meses después, desde este trapecio de tinta se publica y lanza la primera recopilación de textos y dibujos de Isabela Méndez.

Como sucede con los números de circo más arriesgados, hay mucho en juego: talento, horas de trabajo, ilusiones y sobre todo ganas de compartir con el público y de sentirlo cerca.

Hoy cumplo uno de los objetivos que me planteé al comenzar a escribir este blog: publicar a Isabela Méndez.

Gracias a todos los seguidores de este pequeño espacio en movimiento, en el que el arte y el pensamiento se dan la mano para dibujar piruetas y giros inesperados.

A todos vosotros va dedicado este primer número de los “APERITIVOS DE TINTA” de Isabela Méndez.


Una Cenicienta funk

Hay relatos que son concebidos para romper paradigmas, para pellizcar al lector y sacar a la luz tramas ocultas. Relatos en los que palpita un ritmo interno en sintonía con el universo.

Así es el cuento que aquí se presenta: sustentado en la música, la cadencia y el sentimiento, y en el que danza una princesa con todo su atrevimiento.

Una versión que apela a lo auténtico, a lo terrenal, a ser honesto, a bailar y vivir, protagonizada por una princesa que lleva puro groove en el cuerpo: conectada con el presente, genuina y que hipnotiza con su naturalidad y sensualidad al príncipe y a todos cuando la ven.

Una princesa que siente la música con todo su ser.

LA HISTORIA de LA CENICIENTA,  según el hada nos cuenta

Por Isabela Méndez


Título del dibujo: Mirando al príncipe
Pincelada de Isabela Méndez (Técnica mixta) ©

Acudió en su calabaza
al baile La Cenicienta,
y al rato estaba danzando,
con salero y con pimienta.

Su gracia era deslumbrante,
su ritmo, salvaje, ardiente,
y así se hizo codiciada
por todos los asistentes.

Casi cayó fulminado,
al ver aquello, su alteza,
y le propuso a la chica
bailar la siguiente pieza.

Meneaba ella las caderas,
con garbo y fogoso afán,
mientras contemplaba absorto
el nobiliario galán.

En medio de las miradas,
casi todas muy perplejas,
el príncipe se acercó
a susurrarle en la oreja.

Deseaba confesar
desde su gran corazón,
un secreto, a la muchacha
que utilizaba tacón.

Esto dijo musitando:
me gustas dama exquisita
tienes ojos como cielos
y una rosa en tu boquita,

en caso de yo agradarte,
dame una buena señal,
como dejar en palacio,
un zapato de cristal.

Si yo te encuentro después
de mi amor serás la dueña
y podrás usar chancletas,
bailarinas o espardeñas,

porque soy de los que creen
que hemos de cuidar los pies,
y veo que muchas damas
les hacen pasar estrés.

Según fuentes de fiar,
pues nos lo ha contado un hada,
La Cenicienta escuchó y
se dejó de pendejadas.

Esa noche, hecha la loca,
abandonó su zapato,
y marchó hacia su morada,
confiando en el dulce trato.

Dicen que el príncipe fue
con zapato y sin lacayo,
probando de casa en casa,
descubriendo más de un callo,

hasta que al fin encontró
a la ansiada señorita,
que estaba usando alpargatas
con las que lucía bonita.

Y colorín colorada
se puso la damisela,
cuando el príncipe galante
le dio un beso de novela.

Y tras el beso, su alteza,
se puso color carmín
pues ella le saltó encima
para iniciar el festín.

Nota informativa:

Dicen que el carruaje de La Cenicienta era una lindísima calabaza: rápida, ecológica y descapotable, todo un super coche, tipo monoplaza.

CONTINUARÁ…

 


Mujer de colores claros, de piel suave y temple de acero

Eugenia De la Rosa Cortés, mi abuela a los 16 años (hacia 1922)
Fotografía: M. Bocconi (Mérida)

De mi abuela guardo mucho más que recuerdos, guardo sabias palabras que a veces utilizo a modo de sortilegio para alejar los malos vientos.

“Hay que bailar la música que suena”, solía decir ella al referirse a los vaivenes de la vida.

No hay día que no la recuerde. Siempre vestida de colores claros y con sus blusas de lunares. Vistió de luto tantos años a lo largo de su vida, y por diferentes circunstancias, que de anciana jamás consintió vestir de oscuro. Nunca la vi de negro, ni de marrón, ni de gris, y lo más sombrío que recuerdo en su armario es una vibrante blusa azul marino salpicada de potentes lunares blancos.

Yo sabía que tenía una abuela especial, pues no sólo ahuyentaba la oscuridad con la luz de su vestuario, además hablaba con acertijos. Y es que sus refranes eran para mí lo más parecido a una adivinanza. En cada dicho se encerraba una pequeña moraleja, una enseñanza, un pequeñísimo cuento, y eso me divertía. Yo no conocía a nadie que hablara como ella. A veces me pregunto si no habría en ese modo de hablar suyo algo curativo, pues hablar con imágenes y metáforas sin duda ayuda a ver las cosas desde otro ángulo, con perspectiva.

A mi abuela le gustaba la música y el baile flamenco. Supongo que por eso el primer regalo que me compró fue una guitarra, una pequeña guitarra que entonces abultaba más que yo y que aun hoy conservo.

Y a la música y al baile van unidos algunos de los recuerdos que de ella guardo con especial cariño. Como por ejemplo cuando veíamos juntas la televisión y ella desde el sillón aplaudía casi saltando a alguna artista diciendo: “Qué orgullosa tiene que estar esa madre de haber parido esa hija”. A mi me asombraba la pasión con que gritaba esas palabras a alguien a quien no conocíamos ni nunca antes habíamos visto bailar. Y es que, ¡ahora me doy cuenta!, mi abuela a lo que gritaba y aplaudía de ese modo tan rotundo era al Arte.

No hay día que no la recuerde, y hoy, que hace 25 años que se fue y que este blog cumple 3 meses de vida, su memoria es aun más viva. Pienso muchas veces que mujeres como mi abuela y las mujeres de su tiempo ya no nacen, no al menos en esta parte del planeta. Mujeres a las que la vida se lo puso bien difícil desde niñas, que vivieron las tragedias y miserias de una guerra, y que como mi abuela hicieron bandera de su condición de mujer en la durísima España de los años 30. Heroínas que supieron llegar al final de sus días con la luz y la sonrisa en el rostro a pesar de la dura travesía, son sin duda el ejemplo a seguir.

Mujer de colores claros, de piel suave y temple de acero. Una mujer así era mi abuela, una belleza y un motor de inspiración. A ella va dedicado también este blog.


Las manchas de un lienzo llamado piel

¿Por qué no nos miramos de otro modo, empezando por nuestra piel?

La poesía de Isabela Méndez redimensiona lo cotidiano, acaso también lo que pudiera parecer simplemente trivial. En todo caso, siempre apuesta por lo que trasciende a los sentidos, pero sin olvidarse nunca de ellos.

¿Pensaste acaso alguna vez en tu cuerpo como un lienzo, en el que tu color es tu pigmento y donde algún pintor dejó olvidados pequeños rastros de tinta en él?

Este twitt ilustrado de Isabela Méndez te invita a redescubrir qué esconden las motas de tinta que tiene tu piel.

Twitt ilustrado: Puntos de vista
Palabra y pincelada de Isabela Méndez
@mendezisabela


Festival Tiflollibre 2012. Tercera parte

LA BRÚJULA DE LA PALABRA

Dedicado a los socios de la Asociación Discapacidad Visual Cataluña B1+B2+B3 que el 27 de junio de 2012 se convirtieron en lectores de excepción: a Jaume Respall, Paquita García, Pere Valera e Isabela Méndez.

Mi tercer y último post dedicado al Festival Tiflollibre 2012 es ante todo una reflexión acerca de la lectura en voz alta.

Pocas veces asistimos a escuchar lecturas en voz alta y mucho menos lecturas de personas con discapacidad visual. Por ello, ya solamente por ese hecho, este Festival era motivo de fiesta y de celebración. “La joya de la palabra” era el título del festival este año, y en verdad el acto hizo honor a su nombre.

Jaume Respall fue el primer socio de la ADVC en subir al escenario. Seguro y firme se pertrechó tras el atril, y desde allí y de memoria prestó su voz al Andreu de “L’hostal de la Glòria” de Josep M. de Sagarra. De repente estábamos todos inmersos en la pelea interna de amor y celos de un hombre. Por unos minutos las palabras rotundas, feroces, de animal herido y abatido de un Jaume convertido en Andreu lo inundaron todo. No hacía falta escenografía, telón ni vestuario, únicamente armado con la emoción de las palabras Jaume nos sumergió en el teatro. Una pirueta de alto vuelo fue su intervención.

Jaume Respall, socio de la ADVC en un momento de la lectura de “L’hostal de la Glòria” de Josep M. de Sagarra.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

La siguiente en hacer volar su voz fue Paquita García, la vicepresidenta de la ADCV y lectora ferviente de poesía. Ella escogió a Miquel Martí i Pol, uno de los más grandes. Su “Dona’m la mà” y “Com un ocell a les mans” fueron recibidos con aplausos y alegría. Nuevamente la palabra del poeta  en la voz de Paquita trascendía la realidad y reflejaba las emociones más humanas.

Paquita García, vicepresidenta de la ADVC
en un momento de la lectura de dos poemas de Miquel Martí i Pol.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Los versos de otro gran poeta universal también estuvieron presentes, los del poema “Los Justos” de Jorge Luis Borges. Pere Valera les prestó su voz, no sin antes hacer un alegato desde el escenario a favor de la lengua y la lectura.  Y es que en el Festival también hubo lugar para la reivindicación.

Pere Valera, socio de la ADVC en un momento de su lectura en braille del poema “Los justos” de Jorge Luis Borges.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

La última de las voces de la ADVC en subir al escenario fue la de la actriz, escritora y cantante Isabela Méndez.

Porque trabajo con ella en el desarrollo de proyectos que tienen que ver con el arte y la lectura y porque con ella comparto grandes conversaciones, este post inevitablemente va a tener el cierre de sus palabras.

Miles de veces he hablado con Isabela Méndez acerca de la lectura, de la música y del ritmo del lenguaje, de la melodía interna de las palabras y de algo que para ella es de vital importancia: el silencio. Y es que Isabela es escritora, pero ante todo es actriz, y eso la hace una malabarista de las palabras. Ese día Isabela leyó un texto propio, pero hizo algo mucho más emotivo: compartió con el público asistente su discapacidad visual. A través de “La brújula dispersa” que refleja la realidad y el sentir de una actriz de baja visión al acudir a un cásting, Isabela fue confesando y desnudando sus emociones. Un manto de respeto y silencio cubrió el auditorio. La emotividad de su texto, basado en sus propias experiencias, hizo que la respiración del público y la suya fuesen una sola.

Isabela Méndez, actriz y escritora y además socia de la ADVC. Durante su lectura de “La brújula dispersa“.
Festival Tiflollibre 2012.
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

“Quizás en eso consiste la magia de la lectura en voz alta -pensé mientras la escuchaba- en conseguir que la respiración de quien escucha se acompase a la de quien lee y se funda en una sola. ¿Quizás por eso el poeta y el músico viven en universos paralelos?…”.

“La brújula dispersa” es el título del relato de Isabela, salido de su tintero, que ella regaló ese día, pero quizás no fue consciente de que nos regaló mucho más. Nos brindó la ocasión única de sentir qué son las palabras para alguien de baja visión, de conocer que las palabras son brújulas y que con ellas podemos no sólo nombrar el mundo sino crearlo.

En estos días le pedí a Isabela que me escribiese algo acerca de lo que significa la lectura en voz alta para una persona con baja visión. Y ella, valiente y decidida como siempre, aceptó el reto.

Aquí están parte de esas palabras* de Isabela:

“La palabra tiene la capacidad de mantener el orden del mundo, pero también de romper lo establecido, de vertebrar las letras de nuevas maneras y por tanto nuestro pensamiento.

Dentro de los diversos lenguajes, la palabra hablada y escrita lleva gran parte del peso de la comunicación en la sociedad. ¿Pero qué pasa cuando la persona que necesita recibir la información de la palabra escrita es ciega, o tiene alguna limitación visual significativa?, sucede que se produce un cortocircuito porque nos resulta imposible acceder a esa información. En tales circunstancias la palabra hablada, cobra aún más importancia, tanto en los asuntos cotidianos, como en lo relativo al recreo.

La voz ejerce protagonismo, pues funge de lazarillo, revela, advierte, alegra, seduce, conmueve, apasiona. De eso saben los voluntarios, familiares y amigos que acompañan a personas invidentes o con baja visión.

No podía dejar de mencionar todo lo anterior. Creo que es importante hacer difusión de estos asuntos, para que quienes no están en contacto con esta problemática, tengan la oportunidad de conocer el tema.

Ahora entro de lleno en lo relativo a la lectura en voz alta, que es quizás, mi viaje favorito. Pasan muchas cosas cuando alguien me lee en voz alta, como que encuentro praderas, tinteros aéreos, caricias acústicas, playas, un muelle repleto de barcos y cada barco con su recorrido, una lumbre, rayos buscando partir las cosas, matices, e incluso silencios gloriosos. Sin duda una lectura en voz alta es uno de los mejores regalos que alguien puede hacerme”.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, yo empiezo a dudarlo. ¿No será en todo caso que no nos tomamos el tiempo ni el espacio para hallar esa palabra justa que necesitamos?… Dejo la reflexión en el aire.

Hoy os hago un regalo, un poema de Isabela sobre la ceguera. Que lo disfrutéis y lo reflexionéis!

* Estas palabras de Isabela tendrán continuidad en un proyecto de ensayo acerca de la brújula de lectura en voz alta en el que ambas trabajamos conjuntamente.

ESTOS PLANETAS

Título del poema: Estos planetas
Título del dibujo: Esta galaxia
(Tinta sobre papel)
Dibujo y poema de Isabela Méndez

Me duelen
estos pequeños planetas
que buscan posarse sobre las cosas.
Los ojos, míos, en sus cunas de carne,
mis ojos.

Y cada mirada que lanzan
es una mariposa a la que pesan las alas
y llega a su destino cansada
o a veces se extravía en el camino.

Hoy vino una amiga a casa,
se sentó a menos de dos metros de distancia
y supe que lloraba por su voz quebrada.

Su rostro era para mí
un bosque de especies tan lejanas
que ni mis mariposas en tropel,
pudieron descifrarlas.


Festival Tiflollibre 2012. Segunda parte

DE VERSOS Y REGALOS DE POESÍA INÉDITA QUE LATEN AL SER LEÍDOS EN VOZ ALTA

Dedicado a los lectores de excepción de TIFLOLLIBRE 2012: Carles Duarte, Jordi Cervera, Àlex Susanna, Vicenç Villatoro, Núria Albertí y Jaume Clèries.

A la lectura de Josep Maria Pou, “Hijos de la época” de Wislawa Szymborska, que fue la primera en escucharse ese día, el evento sumó otras voces y versos que además de latir en la tinta del papel y en la voz de sus autores lo hicieron en el pulso de todos los asistentes.

Creo que no fui del todo consciente hasta que empecé a escuchar las lecturas que se fueron sucediendo en las voces de aquellos poetas y escritores, de todo el talento y arte que allí se había reunido para la ocasión. Cuando la pincelada de los versos de Carles Duarte comenzó a pintar el auditorio de melodías, silencios, pausas e imágenes cargadas de sensualidad, supe que aquello iba a ser un recital para los sentidos. Carles Duarte, poeta, lingüista y presidente del CoNCA, abrió el primero de los regalos de poesía inédita de la tarde: nos obsequió con dos intensos poemas breves propios e inéditos: “Frontera” y “El cant”. Las lecturas del Sr. Duarte fueron un lujo!

Carles Duarte (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Intento encontrar la imagen con la que podría resumir aquí la sensación de escuchar la poesía en la voz de sus autores, en directo, en el marco justamente de un festival dedicado a celebrar la palabra en voz alta y además promovido por la Asociación de Discapacidad Visual Cataluña, y no logro dar con la frase o palabras perfectas que lo resuman todo.

Hace tiempo que trabajo sobre la hipótesis de que la melodía de las palabras dichas en alto, los silencios y pausas al leer en voz alta producen en las personas un efecto similar al que provoca la música: nos amansan, nos seducen, nos impulsan a aplaudir, nos envuelven en la melancolía o nos inquietan o enloquecen.

Esa tarde pude constatar una vez más que existe un latir en todas las palabras y que se hace más presente al ser leídas en voz alta. Pero si a esto se añade que las voces serían las de sus propios autores, el pulso iba a ser aun más vivo, pues ese latir iba a compasarse con el del público allí presente.

A lo largo de la tarde todos los congregados descubriríamos melodías, metáforas e imágenes y quizás, en una de ésas, alguna de ellas se colase en nuestros bolsillos.

La poesía inédita siguió inundando el Auditorio del CaixaFòrum. Jordi Cervera quiso compartir un largo y bello poema: “La fe, la pàtria i, qui sap, potser l’amor…”. Jordi apoyó desde el minuto cero este festival. Además de cómo lector de excepción, lo hizo como poeta, escritor y periodista. Él fue mi puente para hacer circular la noticia en Catalunya Ràdio, y en su blog quiso además dedicar  un artículo al Festival. Su colaboración fue un regalo!

Jordi Cervera (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Pero aun quedaban más regalos por abrir. De la voz de Àlex Susanna, poeta y director adjunto del Institut Ramon Llull, el público recibió versos que repartían instantes fugaces de la vida cotidiana, imágenes y recuerdos que se fueron para no volver pero que gracias al arte poético permanecen inalterables y llenos de luz y aroma. Desde aquí quiero agradecer al Sr. Susanna su gesto al venir a leer en voz alta, pues pocas personas conocen que esa misma tarde, justo unas horas antes, aterrizaba en Barcelona procedente de París. Ni por un momento esa circunstancia hizo inviable que esa tarde pudiésemos disfrutar de “Diumenge a la tarda” y “Familia nombrosa” leídos de su propia voz. Y es que, constato una vez más, el poeta, al igual que el músico, necesita sentir latir la melodía y el ritmo de sus composiciones, saben que tener la ocasión de leerlas en voz alta es un momento único, pues es en esas ocasiones cuando sus obras vibran en el pulso del público.

Àlex Susanna (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Cuando empecé a contactar con poetas, escritores, actores, músicos… con la firme intención de involucrarlos y conseguir su participación en este Festival, tuve una cómplice: Montserrat Tolosa, directora de TRIVIUM GESTIÓ CULTURAL. Montserrat hizo correr la noticia del Festival en su web, en sus newsletters, a través de mailings incluso! Se convirtió en mi mano amiga, la que me ayudó a abrir algunas puertas. Gracias a una gestión suya pude conseguir hablar con uno de los más grandes y respetados: Joan Margarit. Quiero agradecer desde estas líneas al Sr. Margarit su apoyo y su mensaje de prosperidad para el Festival. De haberse celebrado el acto en otra fecha su voz probablemente se hubiese escuchado también ese día. Por eso me hizo muy feliz saber que uno de los lectores invitados, Jaume Clèries, el director de un programa sobre lectura actualmente en antena en el canal 33: “VIA LLIBRE”, escogería finalmente los versos de Joan Margarit. ¡Qué mejor regalo que ese día el periodismo cultural en la voz de Jaume Clèries impulsase la lectura y la poesía en voz alta a través de los versos de uno de los más grandes! “El que t’endús” fue el poema de Joan Margarit escogido por Jaume.

Jaume Clèries (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Pero no hubo solo palabras al vuelo, las risas y el juego llegaron también al Festival. Lo hicieron gracias a Núria Albertí, la escritora y poeta infantil que supo hacer de la poesía un juego de niños y que todos los presentes, adultos en su mayoría, participasen en el divertimento que ella creó. Con la ayuda de dos de sus poemas: “El pou” y “Gri Grill” Núria sacó al niño que todos llevamos dentro, creando un momento lúdico y festivo.

Núria Albertí (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografía: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Y finalmente llegó el broche de oro. Lo puso el escritor y director del Institut Ramon Llull, el periodista Vicenç Villatoro. El Sr. Villatoro se sumó a seguir repartiendo regalos de poesía inédita. Nos obsequió nada más y nada menos que con “Dues blasfèmies”. Su lectura y su voz, una sorpresa final para el público, cerraban con la contundencia de sus versos inéditos un Festival que había hecho honor a su nombre: “La joya de la palabra”.

Vicenç Villatoro (Festival Tiflollibre 2012)
Fotografia: Martí Andiñach (AMOR A L’ART)

Pero este Festival tuvo otros lectores de excepción, voces anónimas en su mayoría, y todas ellas compartiendo una cualidad: leer de otro modo, sentir y hacer latir el lenguaje de modo distinto. Ellos fueron realmente los verdaderos protagonistas del Festival, personas para quienes la lectura en voz alta es uno de los regalos más bellos.

Quiero cerrar este artículo con un twitt ilustrado de Isabela Méndez, escritora a quien represento y con quien trabajo desarrollando proyectos. Isabela fue además una de esas voces protagonistas del Festival. Para ella y para el resto de voces principales del Festival irá dedicado mi tercer y último post sobre el Tiflollibre 2012.  Continuará…

Latir sobre el pliego
Twitt ilustrado de Isabela Méndez


Del latido y la tinta de Isabela Méndez

A veces es preciso recuperar lo que ya se ha dicho, pues pasamos los días rodeados de datos, imágenes, noticias y lo esencial a veces queda olvidado o ya no se recuerda. Por eso escribo hoy esta nota: dedicada a quienes pasean por este circo de ideas y proyectos.

A principios de 2012 tomé una decisión: decidí que iba a dedicar tiempo, energía, fe y perseverancia en sacar adelante un ambicioso proyecto editorial, el que junto a una escritora sorprendente y talentosa vamos tejiendo juntas. Ella, lo cose e hilvana desde su tintero; yo, lo desparramo y echo a volar desde este trapecio. Y es que estoy decidida a que su poesía, sus relatos y sus cuentos suelten su tinta y dejen su latido en el pliego. Por eso me autoproclamé su agente, para que ella volase junto a sus personajes y sus atmósferas en este trapecio y desde la red! Su nombre: Isabela Méndez.

Algunas de sus historias, de sus twitts ilustrados ya han pasado por aquí, y volveré a recuperarlos! ¿Por qué no volver a publicar obras que ya han sido subidas a la red? Isabela y yo nos negamos al arte de usar y tirar. A nosotras nos mueve la emoción de volver una y otra vez a lo auténtico, a las atmósferas en las que se oye y se palpa el latido de la tinta que las creó. Por eso, no será raro que encontréis de repente al pasear por aquí antiguos personajes ya conocidos, historias de la pluma de Isabela que os invitaré a releer, y es que nunca se lee lo mismo de igual modo dos veces.

Por eso, y para empezar a hablar más a fondo de su discurso, de su tinta, de sus escritos, de sus dibujos orgánicos, recupero hoy el twitt ilustrado de  su “mujer mapa”, una bella historia resumida en dos frases y que es un cántico a la belleza de unas manchas, una historia acerca de la belleza de lo imperfecto.

Continuará…

El cartógrafo y la mujer mapa
Twitt y pincelada de Isabela Méndez
Técnica mixta