Archivo de la etiqueta: filosofía

La creatividad como terapia

Conocí a Maite Kirch en un tren que bordea la costa del Maresme. Ella leía en un e-reader al tiempo que tomaba notas en un papel minuciosamente. El tren llevaba detenido algo más de media hora cuando empezamos a conversar. No sé muy bien cómo surgió pero el caso es que nos pusimos a hablar sin más acerca de la lectura y de la música, ambas coincidimos en que eran la mejor compañía para un trayecto en tren, y mucho más si, como era el caso, este se detenía sin causa aparente y no reanudaba el viaje. “Por eso yo siempre llevo uno” —me dijo Maite refiriéndose a los libros.

El tren siguió detenido por un largo espacio de tiempo y yo, que tenía una reunión importante ese día a la que ya sabía que iba a llegar tarde, me fui serenando al conversar con ella. Fue entonces cuando me enteré de que estaba hablando con alguien que estaba a punto de ver publicado su primer libro: LA CREATIVIDAD COMO TERAPIA.

El tren llegó a su destino y ya en Barcelona me despedí diciéndole que iría a su presentación. El pasado miércoles 10 de octubre, casi tres meses después de aquel encuentro, cumplí mi palabra y acudí a la cita.

De Maite solo tenía el recuerdo de alguien que consiguió apaciguar mi ánimo y mis nervios aquella mañana en el tren, cuando veía que ya no llegaba a tiempo a la reunión de trabajo que tenía. Para mi hablar con ella fue como un bálsamo, me devolvió el placer de las conversaciones en el tren, algo que a veces echo de menos. E intuí que había en ella algo inusual: dialogaba y escuchaba con sumo interés, te acompañaba.

Pero como sucede en la vida, las mejores sorpresas están siempre por venir. En la presentación de su libro la descubrí a ella, la auténtica Maite: la fundadora del Taller de Expresión y Creatividad de la Comunidad Terapeútica de Malgrat de Mar (Barcelona), la primera institución que se aprobó en España como alternativa al manicomio, y donde lleva desarrollando su trabajo durante más de 30 años.

¡Cómo no iba a serenarme hablar con Maite aquel día en el tren! —pensé, al conocer esos datos.

Maite ha hilado un libro poco frecuente y muy necesario, un libro sobre el posicionamiento creativo, dando cabida en él a textos y dibujos de sus pacientes (el libro está repleto de ellos), pero sobre todo dando lugar a una apertura del lector hacia esos autores. Como dice Maite en el prólogo: «Acercarse posibilita comenzar a conocerse. Y conocer al otro es el primer paso para poder “pensar de forma diferente”».

Maite leyó el fragmento que voy a reproducir a continuación el pasado miércoles, durante su presentación, un texto escrito por uno de sus pacientes durante su ingreso. Espero que estas palabras llenas de belleza y de luz aviven el interés por conocer algo más de estas personas, del Taller de Expresión y Creatividad de la Comunidad Terapeútica de Malgrat de Mar (Barcelona) y de su fundadora: MAITE KIRCH UGARTE.

Escribir es un acto mágico, una revelación del alma, un método ideal para expresar lo que es la vida, descubrir el mundo, el sufrimiento, lo humano…

Leer es también una forma de magia. Cuando recorremos las palabras, y estas nos brindan la inmersión en distintos universos.

Escribir y leer para comprender la vida, para soñar despiertos, para comprender la realidad. Dice un proverbio árabe que un libro es un jardín que se lleva en el bolsillo. Y yo diría que la escritura y la lectura son una especie de aire que se respira, y al respirarlo te enamora.

La magia consiste en que cuando puedes leer, cuando puedes escribir, estás viviendo, y estás viviendo intensamente, y es de esto de lo que se trata: de vivir.

Vivir y poder nombrar la vida por su nombre, como si fuera una vieja amiga. Y finalmente ofrecer esta experiencia, para que las palabras sean un método eficaz y auténtico para compartir.

Marc R. editor”

(Del libro La creatividad como terapia de Maite Kirch Ugarte, Ediciones Invisibles, Barcelona, 2012).

Gracias Maite, por la conversación aquella mañana en el tren. Ojalá tengamos otra oportunidad para repetir charla! Fue un placer.


Malabares de poesía y reflexión (3): La materia de las palabras

Las preguntas, y más si son la llave que abre la puerta de un relato, siempre resultan intrigantes y seductoras. Por eso, si la pregunta que da inicio a la historia lanza un interrogante tan profundo como el que se plantea en la primea línea del cuento de hoy,  la intriga ya está servida nada más comenzar.

Este cuento de Isabela Méndez es como los perfumes: pura esencia. Y como pasa con las mejores fragancias, que dejan un halo de aroma en el tiempo y en el aire, este breve relato también deja en lector algo intangible, lo más parecido a la reflexión hecha poesía.

Que lo disfrutéis tanto como yo, cuando lo leí por vez primera.

Y atención al comentario del filósofo Amador Martos, esta vez viene cargado de sutileza!

EL CUENTO, por Isabela Méndez

“Curiosidad verbal”

Título del cuento: Curiosidad verbal © ®
Cuento y dibujo de Isabela Méndez

-¿Qué son las palabras? -preguntó la niña al mago.
-Son los puntos donde el silencio y la urgencia tienen hijos -respondió el mago, y continuó diciendo-, por eso has de tener cuidado al usarlas. Sucede que al igual que los hijos, crecen, se hacen independientes y crean historias que ya no están bajo tu dominio.

LA REFLEXIÓN, por Amador Martos

“LOGOS”

Las palabras son el medio de expresión, por excelencia, de lo más profundo de nuestro ser. Mediante las palabras nos comunicamos, nos amamos, pero también nos odiamos. Todos los sentimientos tienen cabida en las palabras, desde la más excelsa poesía hasta el balbuceante primer “mamá” de un bebé.

Muchos creen que las palabras se pueden utilizar indiscriminadamente sin reflexión, sin argumentación, sin un coherente discurso interior. Pero no. ¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de haber expresado mal nuestros pensamientos, dando lugar a malinterpretaciones o equívocos? ¿Quién no ha sido esclavo de sus palabras al dejarse llevar por las bajas pasiones como la ira, por ejemplo? Las palabras pueden ser la llave de nuestra felicidad pero también abrir la puerta al más profundo infierno. Por eso conviene cuidarlas, mimarlas, amarlas, expresarlas con ternura, utilizar las más convenientes y hacerlas vibrar con la entonación más adecuada. En definitiva, las palabras son el retablo de nuestra personalidad.

Fue el filósofo griego Heráclito uno de los primeros en considerar la importancia de la palabra meditada, reflexionada y razonada. Esta pauta cognitiva se conoce como LOGOS. Entorno al Logos fundó toda su filosofía. Para Heráclito, el LOGOS, o palabra meditada, es la gran unidad de la realidad. Heráclito nos pide que la escuchemos, es decir, que esperemos a que ella se manifieste sola, en lugar de presionar, pues considera que cuando nos apartamos del LOGOS se pierde el sentido de la existencia. Siguiendo el consejo de su proverbial filosofía, yo también he dejado expresar el LOGOS en este comentario.


Reflexiones sobre forma y contenido

Me alegra publicar hoy un breve ensayo acerca de la naturaleza mística del Arte.

Que nadie se asuste ni piense que esto son palabras mayores! Quiero que todos pulsen el enlace y abran la publicación!

Irina Mishina expone en él sus inquietudes personales y artísticas, analiza la figura del creador, del espectador, nos acerca a la dualidad de las formas… y finalmente nos habla del diálogo que provoca toda obra de creación. Un pequeño ensayo sobre el sentido y la esencia del arte, escrito por una mente creativa.

Irina consigue con este breve escrito abrir la reflexión y plantear algo que es simplemente esencial:  la necesidad del lenguaje, porque siempre necesitamos palabras para hablar de arte y creación.

¿Será cierto, como dice Irina, que necesitamos crear formas porque nos cuesta aceptar la esencia? Lector, tú ¿qué dices?

No esperes más, abre la publicación!


Malabares de poesía y reflexión (2): Viajar ligero de equipaje

Estos días muchos hacen sus maletas. Las llenan de todo tipo de objetos “necesarios” con un objetivo principal: que no falte de nada en el viaje. Sin embargo, en casi todos los viajes solemos olvidar coger algo, y en ocasiones resulta que lo olvidado era sencillamente “lo esencial”.

Te invito a reflexionar sobre ello con el filósofo Amador Martos y la escritora Isabela Méndez, y a descubrir lo que lleva en su maleta el protagonista del cuento de este mes. Pues resulta que ir ligero de equipaje, sólo con lo básico, puede llegar a ser para algunos muy muy sospechoso.

Tengo curiosidad: en tu caminar por la vida, en tus vacaciones, en tu día a día… ¿qué llevas de equipaje?

EL CUENTO, por Isabela Méndez 

“El viajero”

Título del cuento: El viajero © ®
Título del dibujo: En otro viaje (Técnica mixta) © ®
Cuento y pincelada de Isabela Méndez

Después de pasar por los escáneres, le llamaron aparte.

¿Por qué me retienen? dijo el hombre.

¿Qué hay en su maleta? chilló el segurata.

Una pausa reveló el viajero.

¿Cree que somos tontos? ¡Ábrala ya! –ordenó el segurata, el viajero obedeció.

Todos se paralizaron unos  instantes, al ver la maleta vacía.

Al fin alguien rasgó el  silencio diciendo:

–Esto es muy sospechoso, usted  no podrá embarcar.

El hombre sonrió sereno, tomó su maleta y marchándose dijo:

–Mi viaje era para llevar la pausa donde la necesitaran.

 

LA REFLEXIÓN, por Amador Martos

“El viaje interior”

Las vacaciones son un excelente momento para hacer aquello que, supuestamente, durante el resto del año no es posible realizar. Se programan multitud de actividades hasta la extenuación. Hay avidez de sensaciones para aprovechar el tiempo. Tanto estrés incluso desborda el objetivo inicial de solaz. En el polo opuesto están los que transmutan el descanso en un verdadero placer de inanición física y mental, una “cura de reposo” como dirían algunos. Sin embargo, los expertos hablan del “síndrome post-vacacional”. Incluso hay estadísticas que indican una elevación de los divorcios después del periodo estival.

Lo anterior parece indicar que la gestión del tiempo libre en periodo vacacional requiere de una concienzuda planificación que pocos son capaces de lograr. No más que el tiempo libre durante el resto del año. En el viaje por la vida, al igual que en tiempos de asueto, una óptima gestión del tiempo libre es primordial. La esperanza de muchos seres humanos, que viven para sobrevivir, está afincada en el tiempo libre. Huyendo del trabajo que se hace para sobrevivir, piensan, como Kafka —que escribía en el tiempo libre que le dejaba un trabajo que odiaba—, que en su ratos libres podrán hacer lo que siempre han querido hacer o convertirse en lo que siempre quisieron ser. Pensar certeramente, he aquí la cuestión. Y compartir el pensamiento con los seres queridos, un loable acierto. Conviene hacer una pausa para pensar y amar. El pensamiento y el amor son ligeros equipajes. Un buen libro y un ser querido son los mejores compañeros de viaje. Como dijo el escritor y filósofo español Miguel de Unamuno: “Siente el pensamiento, piensa el sentimiento”.


Malabares de poesía y reflexión (1)

Movida por el deseo de compartir un regalo y de invitaros a descubrir juntos el enigma que encierra, hoy este trapecio pone en movimiento una nueva propuesta, un juego de malabares de poesía y reflexión: la publicación mensual de un microrrelato.

El objetivo es doble: estimular el placer por uno de los géneros literarios más fascinantes de todos los tiempos, el cuento; y provocar la reflexión y el pensamiento que tan necesarios son como espacio de diálogo interno y con el otro.

Los cuentos llevarán la firma y el dibujo de la escritora Isabela Méndez y la reflexión será una invitación al pensamiento del filósofo Amador Martos.

Lanzaos sin miedo a degustar este primer minúsculo relato, a desenredar las imágenes que transmite y a dejar vuestro comentario si así lo sentís.

Feliz lectura y descubrimiento!

El CUENTO, por Isabela Méndez

“El hombre que le temía a sus huellas”

Una vez existió un hombre que le temía a sus huellas. Pensaba que la suerte no le acompañaba y que en cualquier momento podía cometer algún error, por el cual, más tarde, siguiendo sus pasos, le atraparan. El hombre decidió quedarse estático, para así librarse del peligro de LA ACCIÓN y, en especial, de la posibilidad de dejar vestigio.

Contrario a lo que él tramó, por causa de su inmovilidad echó raíces en aquel punto, para después enterarse de que las raíces son las huellas más poderosas. Huellas que primero se prolongan verticalmente y después hacia los lados.

Mirado y admirado por todos, el Hombre-Árbol recibe cada año miles de ojos curiosos que, al marcharse, dejan a su alrededor un campo de huellas interminables.

Título del dibujo: “El hombre que le temía a sus huellas” © ®
Pincelada de Isabela Méndez (Técnica mixta)

LA REFLEXIÓN, por Amador Martos

 “Soy lo que pienso, y lo que no pienso”

El filósofo español Ortega y Gasset nos dejó dicho que “la vida es lo que hacemos y nos pasa”. Y yo añadiría: por acción u omisión. El don de la vida humana, a diferencia de los animales, implica libertad para actuar con o sin responsabilidad, con o sin miedos, con pensamientos acertados o con pensamientos erróneos. Hagamos lo que hagamos y pensemos lo que pensemos, cada acto y pensamiento, inherentemente, predeterminan el sentido dado a nuestra vida. Y sea cual sea el sentido de la vida de toda persona, hay una evidencia común para todos los mortales: cada cual dejará una huella en su familia, en su trabajo, en su sociedad, en su país y, posiblemente, en el mundo. En definitiva, el sentido de nuestra vida y todo lo que consigamos en ella, quedará como obra por la cual nos recordarán y nos meritarán, o no.

Cada cual es dueño de su libertad para dotar de sentido a su vida. Pero el problema subyacente es ¿cómo acertar en dar el mejor de los sentidos a nuestra vida? “La duda es el principio de la filosofía” aseveró el filósofo Aristóteles. Solamente bebiendo de los frutos del saber, podremos comprender el mundo que nos ha tocado vivir así como dar un sentido pleno a nuestra vida. Sólo el conocimiento evitará que seamos esclavos de los errores propios de nuestra libertad. Somos simples mortales en el ejercicio de su libertad, pero el conocimiento es nuestro aliado más fiel para auxiliarnos en tan noble tarea. Por fin me comprendo a mí mismo: soy lo que pienso en el ejercicio de  mi libertad.

Nota para el lector:

Isabela Méndez leerá este cuento el jueves 19 de julio de 2012 en el Pati Llimona de Barcelona en el marco de un encuentro de microliteratura organizado por “La Palabra Mecánica”.

El hombre que le temía a sus huellas” fue publicado en la página 19 del Nº 60-61 de “La Gaceta del Jueves” de París (septiembre-octubre de 2008). También ha sido publicado en el blog de microliteratura “Sea breve, por favor” el día 18 de marzo de 2012.